Una de las cosas que no me gustan de muchas películas indie es la exclusión de la familia de los personajes principales. Quizá por no ser muy lateros, no gastar más plata o por hacer algo liviano muchos directores de esta rama del cine (a excepción de Wes Anderson hasta donde yo conozco) prefieren obviar  a los parientes, lo que le da un aspecto mucho más angustioso y frio a las películas. Si es que los muestran son unas personas aborrecibles o planas, sin grandes sentimientos que percibir. Ahí el sensible es el que anda en su iPod con Belle and Sebastian y The Shins.

Sí, a veces soy exagerado. Aunque tengo una tía que es mucho más y nos reímos mucho cuando dice cosas como “Aaay, me duele tanto la espalda, es como si viniera alguien y me enterrara clavos gigantes en la columna” o “¡Me dio un susto! Si parece que me agarraron de las mechas fui al cielo y volví”. Y tiene mucho material para sacar. Es muy simpática, sobre todo cuando cambia los términos que usan en los comerciales y los explica de otra manera. Es colorina y su esposo es muy moreno, muy amoroso con los suyos. Es panadero y se levanta todos los días de su vida a las 4 de la mañana. Tienen dos hijas, que son un amor, una es la mejor alumna de su escuela y la otra es desordenada, aunque es más chica. La última es como el papá, también en lo morena. Y cuando llora se pone muy rara su cara. Me encanta porque me da más ternura y la llamo para que no siga llorando.

Mi otra tía es alta, está casada hace como veinte años y tiene tres hijos, incluyendo mellizos. Los mellizos, un hombre y una mujer  son otra onda, más lola, pasaron por todas esas modas de las tribus urbanas y los pokemones, ahora no sé que son. La otra hija, la mayor, es súper despistada, pesca poco pero tiene muy buenos sentimientos, aunque no se notan de lejos, de hecho todo el mundo la encuentra pesada pero en verdad es que no toma a nadie en cuenta por que vive en otra dimensión, ingenua, y para la gente eso es ser quebrada. Tiene un hijo, al cual le digo, cabezón porque lo quiero y porque es cabezón de verdad, como yo cuando era chico. El padre de ellos es más chico que mi tía y es un muy buen padre y abuelo, es pacífico. Los cuida y protege mucho a todos. La tía me quiere mucho, a veces digo en broma que ella debiese ser mi mamá, siempre se preocupa por mí, por cómo estoy, como me fue en algún nuevo trabajo y le molesta cuando me visto “como viejo” según ella.

El tercero de los hermanos de mi mamá es un hombre. Él no sé qué onda, es muy en su mundo, pesca poco a su familia pero creo que los quiere igual. Es de esas personas poco demostrativas pero que cuando necesitan de su ayuda él está ahí. Cultiva la tierra y ama las carreras de perros. Tiene dos hijas con su esposa. Una de ellas es la mayor de mis primas, tiene mi edad. Es colorina (tengo genes pelirrojos en mi sangre) y usa lentes, es muy histriónica… ahora, porque cuando estudiábamos juntos era la nerd del curso. Sospecho que el cambio responde a la evolución estética de sus lentes (y que terrible pensar que cosas como esas condicionan a la persona).Dice siempre palabras como “celu” y “cober” en vez de cobertura, viciosa del facebook y enemiga de sus enemigas. Me encanta hablar con ella porque nos reímos de todo, hasta de los chistes más fomes, como que nos pegamos la risa. Su hermana también ha tenido un cambio drástico porque antes era muy gordita pero se propuso bajar de peso en cierto momento y lo logró, siempre andan juntas las dos. Nunca se pueden invitar separadas. Me gusta mucho eso, pocas hermanas se llevan tan bien como ellas.

Mi familia no será indie pero la quiero mucho y lloraría demasiado si a cualquiera de ellos les pasara algo.

No se me olvida mi tata ni la familia de mi papá, pero eso es para otra película, una larga, dramática y trágica como un culebrón venezolano.

If my family tree goes back to Napolean…

Belle and Sebastian – Family Tree.mp3

Anuncios