Etiquetas

Dënver es mi banda chilena favorita, porque sus letras revelan una deliciosa violencia necesaria para la vida, sobretodo en el álbum Música Gramática, Gimnasia de 2010 -via sellocazador- cuando en Olas Gigantes habla de dos personas que se ahogan en el mar, Los Bikers de una violación, y de un asesinato en la canción Litoral Central. Todo envuelto por una estética veraniega-playera-deportiva. El disco abre con Mi Primer Oro, una introducción a modo de declaración de valores, de términos y adelanto de lo que encerrará el disco de ahí en adelante, cuando por las palabras casi susurradas hacia el final de la canción Mariana describe los pensamientos de una gimnastaen pleno acto de barras, cuando todo el mundo dice “que concentrada está” ella está pensando no principalmente en el ejercicio con el que podría ganar el oro, sino más bien en alguien que le quita la tranquilidad, que la está viendo por la tele a color (y ahí un giño a lo retro, muy presente también en la estética Dënver) y que si gana la competencia le regalará la medalla, todo envuelto en cuerdas y bronces furiosos en subida que terminan cubriendo el ambiente y la batería pregrabada. Épicamente haciendo sentir que sí, que ganó la medalla.

Un refinado gusto por las películas artísticas y la cultura pop es explícito en Diane Keaton, nombre de la musa inspiradora de Woody Allen. Queda claro también en Lo Que Quieras, que crea un mundo imposible, haciendo aparecer violines que emulan la melodía del tema principal de Jurasic Park dejando claro el nivel de mundo imposible que se desea, “Si quieres un mundo nuevo, yo ya te lo tengo hecho” el único problema sería “Si no quieres nada”. Feedback trata sobre un novio poco preocupado de su papel, anteponiendo sus propios gustos y pasatiempos –surf, skate y tocar en una banda con sus amigos- por sobre el estar con su novia, tanto es así que ella se pregunta “qué será lo que harás con tus amigos de allá”. La indecisión juvenil queda expuesta en Los Adolescentes, con frases como “un día me dices bueno, al otro me dices no sé”, con la voz de Milton de fondo diciendo “te queda mal ser tan fatal” sobre una pista de guitarra eléctrica rockeada que le da la melodía desenfadada al asunto, las frases se repiten una y otra vez no dando paso a la monotonía, si no que a pedir más y más espontaneidad juvenil. La mejor canción para poner fin a esta película relatada en formato musical no podía ser otra que En Medio De Una Fiesta; en un contexto nocturno se describe a personas viajando por la carretera en busca de algún lugar para divertirse “Quizá hasta encontremos alguna fiesta”. Los violines se toman el track al minuto de duración despúes de unos aplausos tipo público Beatles, con un teclado suave se le va dando el contrapié a las cuerdas y bronces hacia la segunda mitad unos juguetones timbales le ponen la cuota descansada a otra pieza perfecta, vuelven los violines y terminan pronto con un solo final exquisitamente arreglado.

Las bases simples, sintonizaciones frescas y divertidas y el uso de cuerdas y bronces hacen de Música, Gramática, Gimnasia una preciosa joya del llamado pop de cámara de la música nacional, un tanto escondida hasta el momento pero que pasará a la posteridad como un gran vino de la cosecha nacional de la década pasada y mas específicamente de 2010, el año más prolífico musicalmente desde los 80 y 90 en chile, muy difícil de superar.

Si quieres matar a todos aprendo a hacer bombas nucleares…

Anuncios