Etiquetas

,

gepe2

El anuncio de que  Gepe estaba confirmado en la “parrilla del festival” (digámosle Line Up y le subimos el pelo porfa) es sin duda un gran hito para la música independiente en Chile, aunque es cierto que ya estuvo en el Festival del Huaso de Olmué donde demostró que su música se escucha bonita en la tele. Igual no  faltan los maleducados, pasaos a hipster y shuperalternativos que dicen que Gepe se vendió y que el sistema lo compró… ¡pamplinas! Uno de sus mejores amigos, Pedropiedra dijo algo muy cierto al respecto en una entrevista a El Mostrador y no está de más recordarlo:

“Gepe, va a ser jurado y actuar en el Festival de Viña que, como sabemos, es la puerta de entrada al mainstream más puro en Chile. A mí, esto me dice que 1: trabajando con insistencia todos los sueños son alcanzables, y 2: la línea que separa lo llamado “indie” de lo popular es imaginaria y producto de estrategias de mercado y del periodismo de espectáculos. El oro está ahí para el que quiera tomarlo”

Es por eso que en una dinámica excepcional de pensar y repasar las canciones de Gepe y gracias a la idea que me dio mi colega C del blog de C&F he elegido las canciones que nuestro querido Gepes no puede dejar fuera del tracklist en su presentación para el autoproclamado “Festival de Festivales” en el que estarán presentes rostros de Chilevisión que seguro no saben na de Gepe, como Carmen Gloria Arroyo (La Jueza) y Nacho Gutiérrez. Una buena oportunidad para mirar, apreciar y comentar la reacción de un público fuera de foco.

A contunuación nuestro tracklist soñao para que se presente en el certamen viñamarino.

En La Naturaleza (4-3-2-1-0)

Gepe tiene que llegar sin duda con toda pachorra, saltando y metiendo bombo, trompeta, marcha y reggaetón infantil. La gente tiene que cachar que lo va a pasar bien con este gallo y que “la quinta se viene abajo”. Imaginemos una toma maravillosa del jurado (a estas alturas amiguis de Gepe ya que también es parte de él) aplaudiendo de pie al ritmo de la canción en sus propios puestos con vestidos y trajes de gala y tratando de seguir la desconocida pero pegote letra “cuando estas en la naturaleza.. un león puede… morderte, un león puede pi.. Morderte y hacerte desaparecer”… Gepe, es tu noche.

La Bajada

El ánimo tiene que continuar arriba y ya se escuchan las primeras “antorcha, antorcha” entre el público hipster más fiel y los que acaban de prender con esta mezcla de Inti Illimani y Tito el Bambino (así lo defeinirá el resto). La Bajada es de las más andinas de Gepe por lo que la imagen de Cristina Sánchez (tan pintamonos como siempre. No olvidar el episodio en el que Morrissey se enojó por las pantomimas del animador y pidió que lo sacaran) haciendo ademanes de baile nortino son toma segura. En la galería hay más espacio porque la gente no se sienta y seguro uno que otro curaito (¿cómo entran ahí?) abrirá sus brazos y danzaran al son del charango y los pitos de Gepe y los suyos. En el escenario máscaras gigantes a todo color y niñas bailando saya con sombreros de hongo por todas partes.

12 Minerales

La cosa se aquieta un poco y dejando la batería atrás, toma el micrófono y comienza a sonar 12 Minerales. Sí, Gepe se apresta a hacer su baile característico de nerd-ondero entre que no sabe moverse y se hace el tonto. Algunos del público se sientan porque se dan cuenta que hasta aquí llegó la desbordante alegría folklorica. Sin embargo, tampoco es tan down y es que el sistema numérico cantado ha sido desde tiempos inmemoriales la mejor manera para aprenderse las tablas. Algunos permanecen sentados y Cristian Sánchez ahora busca la cámara para hacer con las manos “uno, dos, tres, doce”.  

Celosía

El lado más electrónico minimalista debe estar sobre el escenario de la Quinta y el monstruo tiene que entender que debe que comportarse ante tan bella canción. Quizás yéndose a la segura debe hacer una versión más movida y volver a la batería pero se agradecería que teniendo a todo Viña y Chile por la tele comiendo de su mano haga una versión respetuosa de Celosía. En esta parte se enfoca al lolo que se sabe la canción y la canta de principio fin. Una toma de un caballero que no entiende na de na sería simpática. Gepe, para los que no te conocen eres la última chupá del mate.  

Lienza

 

En esta parte Gepe invita a una amiga cantante, incluso podría ser que llevara a la misma Javiera Mena para una  imagen que quedaría en el inconsciente colectivo del hipster (<3) amante de estos chiquillos que tanto se querían cuando grababan con guitarra de palo en un caset virgen de $400. Los más fieles aplauden y el jurado por respeto sonríe aunque no sabe quién es esta niña tan masculina, incluso más que el mismo Gepes. Al terminar todo el mundo se levanta de sus asientos y despiden a Javiera gritando con más fuerzas “antorcha, antorcha, antorcha” porque quedaron emocionados ante tan bonito dueto de estos jóvenes. ¡Qué momento!  

Por la ventana

Inmediatamente resuena el sampler de “yo” y los que quedaron sedientos de más baile se paran y gritan. La quinta ahora sí que se viene abajo. Gepe tranquilo hace lo suyo y se nota contento por haber podido domar a este monstruo que ahora canta “deja la ventana abierta” y tiembla cuando en coro vocifera “alto, sigo, me voy”. Gepe se va despidiendo en la parte final de la canción, hace una reverencia y el público pide aún más alto la antorcha. Gepe se retira, entra el Rafa con la Carola de Moras y piden que vuelta yepe para darle el tan manoseado galardón. “Antorcha de Plata para Gepe” grita Carolina antes que el Rafa y este le sigue con las palabras atropelladas. Gepe hace otra reverencia y agradece estar ahí, dice algo inteligente y accede a cantar un par de canciones más. La gente grita y los hipster encubiertos del  Club De La Comedia no dan más de la alegría.

Bacán tu casa

 

Empieza el piano y dejando la antorcha en una parte estratégica del escenario para la toma de la cámara pluma, Gepe apela a los que los bacanean todo con Bacan tu casa. “Que bacán esto, que bacán lo otro”. La gente prende con tan bacán canción y Sánchez hace morisquetas bacanes a la cámara. Bacán todo.  

Bomba Chaya    

Hay que despedirse arriba de la pelota con toda la parafernalia nortina electrónica. Toda la quinta empieza a saltar y a moverse, hasta los más tiesos no pueden dejar de menearse ante  tan rítmica canción incrustada en lo más profundo de nuestra sangre chilensis acostumbrada a las presentaciones de kínder sobre “bailes de Chile”. Cae chaya de papel dorado y plateado y serpentinas de colores y el Rafa inventa una coreografía con De Moras en una esquina coqueta del escenario. Tomas de las bailarinas saya y el público efervescente al ritmo de trompetas y bombos pregrabados  en la parte final de la canción. Gepe se retira y se van a comerciales para no regalarle ningún fierro más. Que bella noche Gepe. Mil Gracias.  

BONUS TRACK  

Anuncios