Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

cactus 2014

Todo ha pasado demasiado rápido este año, ya estamos en Septiembre. A estas alturas el año pasado ya teníamos una revisión de varios discos en el blog. Sin embargo, hemos hecho análisis y comentarios más extendidos de algunos discos instantáneamente llamativos a lo largo de 2014. Estos, están de modo resumido después de las nuevas reseñas en la Primera Parte que viene a continuación, con su respectivo link que te llevará al post completo.

First Aid Kit – Stay Gold

First-Aid-Kit-Stay-Gold

La pregunta es la de siempre ¿cómo hacen dos chicas suecas para llegar a tener tres discos de perfecto folk americano, con la discordancia y disociación cultural que eso supone? Las hermanas Johanna y Klara Söderberg son una especie de Dolly Parton y Loretta Lynn pasadas por un closet hippie y dispuestas a conquistar a un mundo al cual no pertenecen. Insisto, es como si La Rancherita y María José Quintanilla hicieran tan bien las canciones rancheras que fueran conocidas en el mundo entero por ello, a pesar de vivir tan lejos y jamás haber pisado tierras mexicanas.

Las First Aid Kit se han dado este lujo ya tres veces, esta vez con Stay Gold, que aunque un tanto más pausado, no lo demasiado para dejar de pensar en ellas como el futuro del country americano, un country amigable para las masas. Es que son varios los ejemplo de la moda en que se ha transformado el granjerismo en el último tiempo, algunos con mejores y peores resultados; Taylor Swift, Mumford & Sons, The Lumineers, Florence Welch, Edward Sharpe, etc. Además del éxito indiscutible de series como True Detective que rescatan las tradiciones, paisajes y sonidos rurales de Estados Unidos (Hermosa canción de la primera temporada a cargo de The Handsome Family (2003)). Como decíamos a pesar de haber bajado un tanto las revoluciones, al dúo de las hermanas Söderberg sin embargo, no les falta ni les sobra nada en esta tercera entrega. Las cuerdas que abren de inmediato con My Silver Lining son amor de primera escucha, las  dulces voces de entonación campirana y los coros empalagosos son una pequeña muestra de lo que viene, de similar forma funciona la misma Stay Gold. También hay canciones que no son inmediatas pero que, como hemos aprendido, a la larga son las que más belleza esconden por la prolijidad con la que fueron creadas, ejemplos claros en las tres al hilo, Cedar Lane, Shattered & Hollow y The Bell, justo a la mitad del disco. Waitress Song tiene la fuerza en la percusión y la más festiva Heaven Knows podría ser una de los ya mencionados Mumford & Sons. Destacar también la belleza en canciones más lentas como el bello piano y el uso de cuerdas en la que se despide, A Long Time Ago.

► Flechas en el blanco: My Silver Lining / Stay Gold / Heaven Knows

■ En Resumen: Stay Gold es tan luminoso, certero y detallista que hasta quienes no somos fanáticos del folk/country quedamos prendados a él y no es exagerar ni hablar por hablar cuando decimos que una vez que termina quieres escucharlo de nuevo, por la sensación de no haberle prestado la suficiente atención, porque nunca es suficiente.

Fanfarlo – Let’s Go Extinct

fanfarlo-lets-go-extinct

Lo que a los chicos de Fanfarlo les apasiona (a parte de la música) es buscarle las explicaciones a la dudas más existenciales; de dónde venimos y para dónde vamos… sí, como el título de cuadro francés de Paul Gauguin. En un intento por contestar todo esto un poco, han lanzado el título de este año, Let’s Go Extinct (o algo así como Vamos A La Extinción), un disco lleno de sorpresas para quienes nunca dejamos de creer en ellos, a pesar, de lo flojos que se pusieron después de un bonito primer adelanto llamado “Fire Escape” por allá por 2009. Pero Let’s Go Extinct goza de pop (buen pop) en canciones como la inmediata Landlocked, que suda tropicalismo en las percusiones, los ecos de esta misma en la ochentera A Distance o la que toma fuerza de a poco, Life In The Sky. We’re the Future, más darks, no le quita mérito al disco, al contrario, lo enriquese. Painting With Life por su parte, es la que divide al disco en estilos, porque de ella podríamos desprender el resto de las composiciones y citar las más calmas, con las armonías vocales de The Grey and Gold, los arreglos electrónicos y teclados de Cell Song o la que da título al disco y que lo cierra a la vez.

► Certeras Estocadas: Life In The Sky / Landlocked / A Distance

■ En Resumen: Diez tracks de un pop concebido con bastante astucia en busca de lo que alguna vez fueron ya que a pesar de las muchas comparaciones que se pudieran hacer, Fanfarlo se están ganando el valorable mérito de tener un sonido personal al incorporar además de sus sintetizadores y teclado, trompetas, saxos, bongoes, y arreglos de cuerdas y vientos en su justa medida.

Jorge Drexler – Bailar En La Cueva

jorge_drexler_bailar_en_la_cueva-portada

“Gracias, pero no, no bailo, quizás la próxima vez, tengo torpes las rodillas y tú veloces los pies” cantaba Drexler en Don de Fluir del perfecto disco Eco (2004). Registro imborrable de su anterior evasiva al baile. Reticencia que tiene génesis en su infancia, en medio una fría y gris dictadura Uruguaya. Hoy la cosa es distinta, según ha contado en los medios, se dio cuenta que el baile es una expresión curativa y natural que está presente desde los inicios de la historia humana y que no debe ser reprimida. Esto, sumado al deterioro que trae a su salud física a sus ya 50 años, le han hecho replantear su postura.

Grabado en Colombia,  Bailar En La Cueva, nos hace viajar por la riqueza sonora de una Latinoamérica hermosa desde la misma bienvenida con el tema homónimo en la compañía de la particular voz de Liliana Saumet de Bomba Stereo, lleno de percusiones, alegría y regocijo, tentando a un sentido básico; seguir el ritmo con los pies. En Bolivia, en la compañía del gran Caetano Veloso y con toques de cumbia y tropicalismo, admiramos un devolver el cariño a un país que recibió sin obstáculos a sus abuelos judíos, con su pequeño padre en brazos huyendo del nazismo (todos decían que no, cuando dijo que sí Bolivia). Un poco de cha cha cha y trompetas jazzistas en Data Data mientras se manifiesta  “El oro es lo que importa en el becerro de oro” o “Y nadie existe si no es noticia”. Un piano de bossanova, vallenato y un coro grupal que lo acompaña entusiasta en La Luna De Rasquí. El primer single, Universos Paralelos que, aunque quiso ser más, no se queda atrás en belleza, en colaboración una vez más con la chilena Ana (Anita) Tijoux para seguir con un valsesito de feria en Todo Cae. Desde este punto del disco, el estilo cambia casi drásticamente si no fuera por las percusiones la guitarrita y el sinte de voz en Triángulo De Las Bermudas, y el flamenco electrónico de la Plegaria Del Paparazzo, porque  Esfera recuerda mucho el sonido de sus pasados discos y lleva un ritmo acompasado muy marca de  Calamaro, o a Fito Paez e incluso al más calmado Charly García en La Noche No Es Una Ciencia Exacta para dar por finalizado con la sutil y delicada Organdí, dedicada a su hija.

Instantaneas: Bailar En La Cueva / Bolivia / Universos Paralelos / Esfera

En Resumen: Bailar en la cueva, es la respuesta natural a un ejercicio autoimpuesto, reivindicando el jolgorio, comedido sí, pero jolgorio al fin. Un álbum (casi) de excepción en una discografía repleta de sosiego y languidez contemplativa que merece nuestra atención más sincera.

Bombay Bicycle Club – So Long, See You Tomorrow

e64463fb105e9d1a87af23968132946a

El estancamiento musical no es para Jack Steadman y los suyos. El grupo ha hecho que su música mejore mucho desde sus incios indie rock. Han ido recogiendo poco a poco ecos de psicodelia y sabrosa electrónica para en su cuarto disco haberse dado unas vacaciones mochileando como si nada por Turquía, India, Japón y Holanda y recoger sonidos característicos de estos parajes. De esta manera en So Long, See You Tomorrow hay canciones que gozan de suculencia sonora. Las películas de bollywood se ven pasar ralladas y recortadas en la que abre el disco, Overdone. O evidente instrumentación y estructura musical turca en Feel. Pero si de algo siguen alardeando los ingleses es de psicodelia; es cosa de escuchar Carry Me por ejemplo. A la par, la belleza, que queda plasmada en las percusiones electrónicas de la invencible Luna o la riqueza en los puentes pausados y exentos de instrumentación, cambios de ritmos y juegos de voces (con la ayuda de una tal Lucy Rose) en It’s Alright Now pero también en Home By Now en la que un teclado inseguro lleva el ritmoSabemos que las comparaciones son odiosas pero como nos ayudan a tener una idea de lo que son las cosas nos tomamos la patudez de mencionar la Coldplay Whenever, Wherever y la James Blake Eyes Off You, claro que sin el downtempo típico del rubio paisano. Y si nos vamos con camión y carro podríamos hacer la relación en la integración de armonías del planeta con Vampire Weekend y las mixturas musicales de Foals y Sigur Ros, incluso en el color de la voz de Jack muy parecida a la de Jónsi.

► Disparos Directos: Overdone / It’s Alright Now / Carry Me / Luna / Feel

■ En Resumen: Toda esta diversidad expone la capacidad de una banda que recién está haciéndose conocida y que promete, por su progresiva evolución, querer sorprender en los próximos años con aún mejores álbumes. Así como ellos mismos cantan, “Hasta luego, nos vemos mañana”

Metronomy – Love Letters

Love Letters

Todo empieza con The Upsetter, en la que la carga de suavidad y delicadeza viene en manantiales; bellos loops ambientales, falsetes inofensivos y las guitarras, que tienen aroma a blues. Una bomba de tiempo es  I’m Aquarius el primer single promocional del disco que recuerda en los beats juguetones y al ambiente marino el trabajo de Mark Mothersbaugh para The Life Aquatic with Steve Zissou, la preciosa película de Wes Anderson. Decae un poco en Monstruos pero retoma en Love Letters que también nos lleva al pasado en la mejor época de David Bowie, incluso en la impostación de la voz. Las guitarras y coros de Month Of Sundays  querían ser de una canción de Arcade Fire, con eso digo todo. La ejecución de los sintetizadores de Boy Racers no puede evocar más a Popcorn, el instrumental popularizado por el grupo Hot Butter en 1971. De The Most Immaculate Haircut ya hablamos largo y tendido anteriormente en este mismo blog y hasta le hicimos un homenaje al precioso sentimiento que transmite tanto la letra como la música. La vivaracha y coqueta Reservoir invita un poco a la alegría marcando los latidos del corazón (heartbeats drifting together… heartbeats-aaaah). Mucho menos sonriente es el final, Never Wanted, el cual no pierde belleza sino que va ganando mucho más mientras se va acabando la pista.

► Fórmula instantánea: I’m Aquarius / Love Letters / The Most Immaculate Haircut / Reservoir

■ En resumen: La simpleza es la opulencia de Metronomy; beats básicos, guitarras acústicas, melodías desafinadas y voces distendidas. Love Letters invita al pasado incluso en su título en un sentido homenaje a esa época en que mandar cartas era la forma de comunicarse o la manera en la que le transmitías tus inocentes sentimientos a alguien en tu colegio. Un siete en redacción.

Broken Bells – After The Disco

broken_bells_after_the_disco-portada

Perfect World nos encamina por el cosmos con sus sintetizadores como sacados de lo que entendemos que es el tablero de una nave galáctica en alguna película sobre la época dorada de la carrera espacial, para comprender al final de cuentas que el nuestro “es un mundo perfecto de todo modos”. Si esto no queda claro, la base rítmica funk de la canción que titula el álbum viene a darnos un gran combo a la tozudez. Así también la melodía del sintetizador que parece cantar su propia canción y los coros en falsete de Holding On The Life (Barry Gibb ¿eres tú?). Leave It Alone casi sin sonidos artificiales, empieza con una guitarra acústica, como recordándonos que aunque estamos en el espacio, seguimos encantados con la belleza de lo terrenal y lo tangible. Este,  junto a The Changing Lights parecen ser un interludio (el primero más afortunado que el segundo) porque el coro de Control, que es repetitivo y vívido da paso a un grupo de trompetas que rezuman soul. Ante todo esto no desentona que Lazy Wonderland y Medicine no transmita más que calma y relajo, y bueno, es cosa de fijarse en los títulos. Los coros pegajosos y los arreglos instrumentales toman protagonismo en No Matter What You’re Told y The Angel And The Fool para terminar con la muy correcta The Remains Of Rock And Roll.

► Súbitas: Perfect World / After The Disco / Holding On The Life / Control

■  En Resumen: Los setentas parece ser la época a la que la música está apuntando hoy, es un sentimiento bastante generalizado en los discos que han salido en 2014. El duo de Danger Mouse y James Mercer llegan a esta cita justo a tiempo (aunque cuatro años después de su debut) con la proposición contrapuesta e inocua de quitarnos el eterno amor al pasado desde el mismo escenario en que ocurren los hechos. After The Disco quiere traernos, en muchos caminos, trozos de la época dorada del disco, en lo musical pero también en el imaginario visual (atento al arte del disco y a los videoclips como cortos que se suceden uno tras otro).

 Ases Falsos – Conducción

portada_ases-falsos_3000

La fortaleza de Ases Falsos, sin desmerecer lo demás, son las letras de sus canciones que cuentan historias y viajan a episodios de la historia que conocemos pero que nunca creímos ser posibles en una canción pop que nos sorprendiera tarareándola; la obstinada forma con la que buscaron a Osama Bin Laden poco después del atentado de la torres gemelas, en la satíricamente alegre Tora Bora, el ejemplo más claro. O los pasajes históricos (ya comentados en este blog) de Yo No Quiero Volver. También vemos el inusual fuente de inspiración para escribir canciones en Cae La Cortina que insinúa las perversiones de las que son presas los seres humanos y que todos terminan por negar, o Ivanka que hoy abre la mayoría de los conciertos de la banda y que es un homenaje de amor a la furgoneta que los traslada por todo Chile. Las más románticas por excelencia, Mi Ejercito con “voy a tratar de esforzarme para en lo posible no mentirte más así que escucha, de cerca”Simetría declarando “te amo de manera insensata y verdadera, imprudente y convincente, fluye contra la corriente”. Hay otras que son pruebas irrefutables del virtuosismo de Ases Falsos, como los cambios rítmicos en la que abre el disco, Manten La Conducción, que con una flauta traversa marca las partes suaves y va creciendo mientras agarra poco a poco batería con rítmica de pegajosa canción infantil (aliviana la carreta, bota el mineral…), el bajo y el sintetizador dan el preludio para reventar en el coro con una guitarra eléctrica ruidosa, la cual es drásticamente reemplazada en el final por una acústica. En La Gran Curva los fraseos son ágiles y el es coro contagioso (en la curva tengo que acelerar)Nada y Al Borde Del Cañón también son inmediatas en su ejecución y por lo tanto de fácil enganche para el que las oye. Placidamente en tanto, juega con la conformidad y aceptación en la lírica y la batería simple da la proporción y la talla necesaria para terminar con un saxofón jazzero. La crítica social está presente en Búscate Un Lugar Para Ensayar dedicada a aquellos que protestan o marchan sin saber cómo hacerlo y que al final son puro teatro (...son frases hechas que se olvidan con facilidad) a quienes aconseja amablemente “si insistes en tirarte al suelo a darte color, descuéntale la agonía, muérete y despeja el paso”, y como si fuera poca la mala onda, el saxofón parece burlarse del dramón. Una apreciación similar en el mensaje pero con mucho más fineza y cariño hacia la aludida en la canción más preciosa del disco, Niña Por Favor a cargo de piano, una guitarra que a ratos parece sacada de un luau hawaiano y bellos arreglo de cuerda. Inteligente forma de transmitir tan controversial consejo (mírame a los ojos, no sea cosa que hayas estado fingiendo; que no es tu anhelo ver el trono que arde y en cambio quieres sentarte. No, nunca pierdas la capacidad de despreciar). La belleza también se aprecia en el viaje descrito en Una Estrella Que Se Mueve que tiene ese ritmo característico de canción final.

► Letales: Cae La Cortina / Mi Ejercito / Nada / Simetría / Niña Por Favor / Tora Bora

■ En Resumen: Hagámosle un queque y tejámosle un chaleco a Briceño.

Calle 13 – Multiviral

Calle_13-Multi-Viral-Frontal

[…] Es así como luego de una intro maravillosa de Eduardo Galeano dando la bienvenida y filosofando en breves segundos sobre la humanidad y los abrazos, comienza Respira El Momento que no es más que eso, una oda al carpe diem (repudio y homenaje a esa palabra/actitud). El Aguante es una poderosa canción de protesta contra todo lo que día a día nos tenemos que bancar en un mundo lleno de diferencias. La pieza romántica estilo Muerte en Hawaii, Ojos Color Sol  en el que brilla el dueto con Silvio Rodríguez es otra pista de colección. Multiviral  y Cuando Los Pies Besan El Piso invitan a bailar. Adentro por su parte, es un discurso agresivo en forma de balazo contra los inconsecuentes que reza en parte “cuando la tiranía es ley la revolución es orden”. En la divertida y reflexiva Los Idiotas podemos escuchar vez tras vez en el coro “Un idiota es el que cree que todos son idiotas menos él” (que me recuerda a varias personas). En Gato Que Avanza, Perro Que Ladra René dispara sagazmente contra las críticas sobre como él se vende al sistema y para esto hace interesantes rimas […] SIGUE LEYENDO SOBRE EL DISCO

► Goles:  Respira El Momento / El Aguante / Ojos Color Sol / Los Idiotas

Lana Del Rey – Ultraviolence

lana_del_rey_ultraviolence-portada

[…] fue escrito por Lana y un grupo de gente que habitualmente le ayuda como Dan Heath (Blue Jeans) o Rick Nowels (Young and Beautiful). Después de sus dichos sobre que su próximo disco sería tan oscuro que no podría siquiera ser escuchado solo quedaba esperar qué tan dark sería. Esto, por el hecho de que el disco estaba listo en diciembre de 2013 pero tras ver el resultado y no quedar conforme notó la necesidad de pedirle ayuda a Dan Auerbach de The Black Keys, quién tomó todas las canciones y las regrabó, incluso siete de las canciones fueron registradas con la orquestación en vivo y entre otras curiosidades se cuenta que utilizaron micrófonos de mala calidad. La influencia de Auerbach se nota por cómo se oscureció y recrudeció el sonido […] En líneas (y ahora no hablamos de drogas) generales las letras de Ultraviolence hablan de autoflagelo, amores violentos, sufrimiento, masoquismo, diamantes, pero por sobre todo, drogas. La música oscila entre el jazz, el rock clásico y un pop bien trabajado y se presenta como un paso de madurez de la artista desde su primer trabajo. El disco, en sí, podría no contener grandes hits radiales pero eso no significa que no estemos frente a uno de los discos más interesantes del […] LEE EL CANCIÓN A CANCIÓN QUE HICIMOS POR ACÁ

► Dulce Veneno: Todas menos Guns and Roses

Blonde Redhead – Barragán

Barragán 1

[…] Barragán es distinto en muchos pasajes pero aun así, por contradictorio que parezca, la reconocible marca del grupo está en todas partes como una especie de sello de agua inconfundible. El disco abre con el tema instrumental que da nombre a este, compuesta por una guitarra acústica, una flauta y ambiente grabado al aire libre. Lady M da la bienvenida real con un la peculiar voz nasal y gastada de Kazu. Dripping es una canción casi plana en la que  Amedeo Pace insiste en cantar casi en una nota, ruidos varios y un abrupto final. Con Cat On Tin Roof sucede algo parecido, el bajo lleva el compás lento y cadencioso y una relajada Kazu, en la mayor parte del tema, se da el tiempo hacia la mitad para junto a la guitarra dar pequeños grititos y juegos vocales que no paran hasta el final. Lúdica. La parte más pop quizás pudiera ser The Love I One una canción romántica en plan depresivo en donde menciona al Mockingbird, un ave principalmente de Latinoamérica que en Chile conocemos como Tenca (Homenaje a los nombre de las aves en Chile). La suavidad se ve interrumpida por un montón de sonidos al mismo tiempo para dar paso un presuroso coro. Que las teclas sean las protagonistas ahora y que todo se pierda en un mar de ruidos distorsionados. No More Honey podría caer justo como un tema más en  In An Expression Of The Inexpressible (1998) y nadie notaría que fue grabado casi 20 años después, las guitarras amenazan con tomar la canción por completo pero la etérea voz de Kazu trae la calma. La eterna Mind To Be Had guarda belleza en su indecisión para tomar vuelo; teclados repetitivos y guitarra eléctrica que se advierte con dificultad, lejana. La delgada dicción de Makino en la primera parte de Defeatist Anthem (Harry and I) vuelve a hacer las delicias de los oídos acostumbrados a la voluntaria lastimosidad de Blonde Redhead. El resto del track estaría casi demás si no descubriéramos entre los sonido una especie de Trompe o Torompe mapuche, lo que también es conocido en otros lugares como Birimbao o Arpa de boca. Penúltimo es intrincada, llena de sube y bajas  y es por primera vez Amedeo y Kazu cantan a duo en este álbum, siendo quizás el momento más pop luego de The Love I One y No More Honey. La canción termina pero el alma de ésta continúa en Seven Two, el último corte del álbum, tanto así que siguen cantando juntos sobre una pista musicalmente escueta y desafinada, como si los instrumentos, los ruidos y los ambientes no quisieran haber acompañado al grupo hasta el final. Minimalista a morir […] LEE EL TEXTO COMPLETO AQUÍ

► Perpetuas:  Dripping / The Love I One / No More Honey / Penúltimo

Prehistöricos – Nuestro día Vendrá

Prehistoricos-nuestro-dia-vendra

[…] contiene diez hermosas canciones llenas de todo lo que ya conocíamos pero a grado mayor. Algunos pasajes recuerdan lo mejor de esas bandas emo argentinas porque Tomás sigue cantando con voz suave y ese tímido fraseo estilo Milton Mahan lo cual puede que no sea casualidad ya que este produjo el disco. Esto también se trasluce a lo largo de todo el álbum por las bases y los arreglos de cuerdas (más imperceptibles que en Fuera de Campo eso sí) y es que quizás sea eso lo que ha hecho de Nuestro Día Vendrá el disco de factura nacional que más he oído este año, y es que me encanta Dënver, lo reconozco […] Nuestro Día Vendrá se presenta como el disco que consagra el grupo, la evolución natural de una banda pop melancólica, como del Totoral a Música Gramática Gimnasia de… sí, Dënver otra vez.  El disco no decae en casi ninguna parte (a excepción de Presentimiento a mi gusto), el álbum es totalmente recomendable y otra joya preciosa del indie criollo que le llaman y la muestra de que podemos hacer grandes cosas en lo que a música se refiere […] ENAMORATE DE PREHISTÖRICOS TAL COMO LO HACEMOS EN ESTE POST COMPLETO

► Impagables: Que Suba el Momento / Dos Planetas / Historias Valientes / Con Tu Cuerpo el Huracan / Borrémonos Del Mapa

Anuncios